Recursos creativos

Bitácora de viaje. ¿En papel o digital?

Esta es una pregunta que me hice a mi misma apenas decidí viajar.

• ¿De qué manera voy a documentar mi viaje?
• ¿Qué será mejor para compartirlo con otros?
• ¿Quiero compartir todo o guardarme algo para mí?

Soy de las personas que documentan su vida cotidiana… así que imagínense al viajar… – Un poco sobre mi
Y con documentar me refiero a expresar lo que siento o pienso respecto a algo (que pasó, pasa o quiero que pase). Y a ideas random también.

Si sos de esas mujeres que, como yo, no puede evitar expresar – de diferentes maneras –  lo que percibe con sus sentidos en el mundo, te invito a leer lo que sigue.

Sobre las bitácoras

“La bitácora es una memoria de papel”

Leí una vez por ahí.

En el presente funciona como un diario, y en el futuro como una máquina del tiempo cada vez que la leas.
Nos facilita expresarnos de la manera que elijamos y a registrar nuestras experiencias, convirtiéndose así en una gran compañera cuando viajamos solas.

Bitácoras en papel

Abrazada a mis escritos cotidianos.

Las más conocidas se escriben en cuadernos y anotadores que generalmente no superan la medida A4. (Ya que la idea es transportarlas cómodamente a donde vayamos).

Una referente en este tema para mí, es Aniko Villalba, escritora argentina que viajó durante 10 años y ahora se dedica a escribir libros y dar talleres de escritura y creatividad. Podes leer más sobre ella en: www.escribir.me/aniko-villalba/

Es a partir de una entrada en su blog de viajes – www.viajandoporahi.com – que me inspiró y convenció (sin querer queriendo) a documentar mi viaje en papel, con los recursos que yo prefiera. – Lee sus ideas acá.
Siempre amé los cuadernos pero no me había motivado tanto a registrar mi viaje con dibujos, escritos a mano y collages hasta que vi los suyos.
Ahí fue que decidí que definitivamente es algo quiero hacer (¡y coleccionar!). FanáticaALERT.

Foto extraída de: viajandoporahi.com / Aniko Villalba

Lo mejor:

Existen muchos motivos para que elijas documentar en papel, si necesitás motivos que no sean más que el disfrute.
Hacer algo cuyo fin sea disfrutar es algo a lo que no estamos acostumbrados en nuestra sociedad.
Siempre “tenemos” que hacer una bitácora en papel, por ejemplo, para… (y acá van algunos motivos super válidos): ganar dinero con el resultado; publicarla y mostrarla a otros; vender una idea que surja de ahí; crear una colección de bitácoras; inspirar a otros; motivarse para otra cosa; practicar y ejercitarse creativamente; mantenerse activa dibujando, escribiendo, pintando; entender lo que pasa en el mundo; comprender lo que te pasa a vos, tener un lugar donde alojar recuerdos; no olvidarse de ciertas experiencias o detalles; conocerse a una misma; recordarse a una misma en ese viaje; etc.

Así que si disfrutas de expresarte en un papel. Ni lo dudes.
Y si añadirías otros motivos, compartilos en un comentario conmigo!.

Lo no tan genial:

• Es algo que se puede deteriorar con los años si no se cuida debidamente. Pero bueno… lo cuidas bien y listo (sonrisa persuasiva).
• 
Es un objeto más en la mochila que hará peso. Pero un poquiiiito nomás.
Se volverá tan valioso como tu pasarporte (para vos, claramente), por lo que tendrás otra preocupación/responsabilidad. Pero bueno, una más, una menos…

Bitácoras digitales

Mi espacio improvisado un sábado a la mañana.

Los blogs de viajes, por ejemplo, son creados la mayoría de las veces con la intención de que funcionen como bitácoras. (Y este en un clarisimo ejemplo de eso).

Por otra parte, las redes sociales se usan mucho para mostrar el día a día de un viaje o reflexiones sobre ellos. (Instagram brilla en esto).

Extraído del Instagram de @alanxelmundo.

Lo más de lo más:

¡Poder compartirlo con el mundo de manera rapidísima!
La gran ventaja es que a gracias a internet podemos establecer relaciones con personas a las que no llegaríamos de otra manera tan fácilmente. Gracias a esto, obtenemos una interacción enriquecedora y nos mantenemos abiertos a nuevas posibilidades. (Nunca se sabe las que pueden surgir cuando compartís lo que vivís con otros!).

No está de más aclarar que siempre elegiremos que compartir y que no, es decir, no por estar conectados con el mundo tenemos que renunciar a nuestra vida privada.

Lo no tan mejor:

Lleva tiempo y mucha dedicación actualizar una bitácora digital, y cobra mayor importancia cuando nos estamos moviendo de un lugar a otro. Sin embargo, siempre dependerá del fin por el que hicimos esa bitácora.

Conclusión

Por mi parte, veo las ventajas de elegir ambas. Creo que forman un complemento perfecto y nos permiten expresarnos de manera más amplia y enriquecedora que si solo eligieramos una.

Si suena un poco entusiasta es porque… lo es.

Creo que la clave estará en establecer de antemano cuanto tiempo aproximadamente tendremos para dedicarle a cada una, y hacer de ese momento uno de total disfrute.

¿Y vos, tenés una? ¿Cómo la usas? Contame que te leo!

¡Te abrazo!
Lu.

6 Comentarios

  • Lau

    Hola, ameeee esta nota, tengo cuadernos tanto digitales como electronicos, abrazo mis bitacoras de viaje no obstante mis viajes son interiores no viajo por el mundo sino imaginariamente hacia el centro de mi Ser desde hace 25 años ya que tenia 10 años cuando comence? Me gusto mucho esta nota, y los enlaces que compartis, me puse a mirarlos y me inspiraste aun mas a seguir 🙂 segui contandonos tus aventuras ♡♡♡

    • La sandia viajera

      Que hermosa Lauu! y que valiente, viajar hacia el centro de una misma es toda una aventura. Me alegra saber que tenes bitácoras de todo tipo y te apasionan tanto como a mi. Gracias por compartirlo conmigo! Te abrazo fuerte.

  • Francisca

    Comparto lo que decís, registrar pensamientos, ideas, sueños y lo que sea que nos de alegría es de las cosas más lindas y llenadoras! es dejar un registro cargado de emociones.

    Me llegaron tus palabras, ojala sigas ampliando en estos temas. Un abrazoooo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *